8 de marzo
(02/03/2016) En el Día Internacional de las Mujeres 2016, la Red de Trabajadoras de la Internacional de la Educación para América Latina se une al llamado de las Naciones Unidas (ONU) que insta a los gobiernos a que den “el paso hacia la igualdad de género”.

A la hora de pensar las diferentes formas de participación de las mujeres en América Latina, la presencia en los puestos de poder, la representación pública y la decisión política son los puntos de mayor desigualdad entre hombres y mujeres en la región .  Según el informe de Brechas de Género del 2015 del Foro Económico Mundial, a nivel global existe sólo un 21% de paridad en materia de participación en puestos representativos y deliberativos.  En la estructura sindical, la participación política de las mujeres fortalece la capacidad del sindicato para representar, organizar, movilizar y plantearse nuevas temáticas. En miras a esa construcción democrática en todos los escenarios de participación y representación, es necesario implementar políticas institucionales que garanticen el acceso. La Red de Trabajadoras de la Educación sostiene que las cuotas de participación en la dirigencia sindical es una estrategia básica para garantizar el derecho de la participación.

Igualmente se deben ir dejando atrás las prácticas culturales que perpetúan la desigualdad. La desigualdad de cara a las responsabilidades familiares y la falta de conciliación de la vida privada (familia) y de la pública (política) continua teniendo incidencia directa en las posibilidades de las mujeres de ejercer todo su potencial y acceder al poder como sujetos políticos y sindicales. Es central que las organizaciones sindicales se apropien del tema de la conciliación de la vida privada o familiar con la vida pública y política. En tanto no se atienda este tema como una realidad de político, las organizaciones sindicales continuarán dejando sobre los hombros de sus afiliadas mujeres la solución de esta contradicción.

Otras tareas que tenemos los sindicatos de educación para fortalecer la igualdad y la equidad, son:
Continuar vinculando todo el trabajo sindical a la defensa y la profundización de los sistemas democráticos en los diferentes países, especialmente apoyando aquellos proyectos políticos que representen los derechos de la clase trabajadora y de las mujeres.
Vincular el fortalecimiento sindical con la estrategia de la igualdad: con las mujeres ideologizadas y ocupando cargos de poder, el sindicato adquiere mayor fuerza de afiliación, representación, movilización, negociación y propuesta.
Promover dentro de las organizaciones sindicales el debate en torno al rol de cara a las políticas públicas de ámbitos no educativos y, en especial, del área de género.

El Secretario General de la Internacional de la Educación, Fred van Leeuwen, ha indicado que en sociedades democráticas los sindicatos ocupan “una posición única pues desempeñan una doble función: encabezan los esfuerzos para garantizar, promover y proteger los derechos de trabajadoras y trabajadores; y, dada su calidad de organizaciones democráticamente dirigidas, permiten que su membresía conozca y experimente el funcionamiento interno de un sistema democrático”.

Descargue a continuación los materiales creados por la Red de Trabajadoras de la Educación de la Internacional de la Educación de América Latina.

8 de marzo de 2016: Igualdad en todos

los espacios de participación y representación

En el Día Internacional de las Mujeres 2016, la Red de Trabajadoras de la Internacional de la Educación para América Latina, se une al llamado de las Naciones Unidas (ONU) que insta a los gobiernos a que “demos el paso para la igualdad de género”.

A la hora de pensar las diferentes formas de participación de las mujeres en América Latina, la presencia en los puestos de poder, representación pública, y decisión política es el punto de mayor desigualdad entre hombres y mujeres en la región.  Según el informe de Brechas de Género del 2015 del Foro Económico Mundial, a nivel mundial existe sólo un 21% de paridad en materia de participación en puestos representativos y deliberativos.  En la estructura sindical, la participación política de las mujeres fortalece la capacidad del sindicato para representar, organizer, movilizar y plantearse nuevas temáticas. En miras a esa construcción democrática en todos los escenarios de participación y representación, es necesario implementar políticas institucionales que garanticen el acceso. La Red de TRabajadoras de la Educación sostiene que las cuotas de participación en la dirigencia sindical es una estrategia básica para garantizar el derecho de la participación.

Igualmente se deben ir dejando atrás las prácticas culturales que perpetúan la desigualdad. La desigualdad de cara a las responsabilidades familiares y la falta de conciliación de la vida privada (familia) y de la pública (política) continua teniendo incidencia directa en las posibilidades de las mujeres de ejercer todo su potencial y acceder al poder como sujeta política y política sindical. Es central que las organizaciones sindicales se apropien del tema de la conciliación de la vida privada o familiar con la vida pública y política. En tanto no se atienda este tema como una realidad de quehacer político, las organizaciones sindicales continuarán dejando sobre los hombros de sus afiliadas mujeres la solución de esta contradicción.

Otras tareas que tenemos los sindicatos de educación para fortalecer la igualdad y la equidad, son:

· Continuar vinculando todo el trabajo sindical a la defensa y la profundización de los sistemas democráticos en los diferentes países, especialmente apoyando aquellos proyectos políticos que representen los derechos de la clase trabajadora y de las mujeres.

· Vincular el fortalecimiento sindical con la estrategia de la igualdad: con las mujeres ideologizadas y ocupando cargos de poder, el sindicato adquiere mayor fuerza de afiliación, representación, movilización, negociación y propuesta.

· Promover dentro de las organizaciones sindicales el debate en torno al rol de cara a las políticas públicas de ámbitos no educativos y en especial, del área de género.

El Secretario General de la Internacional de la Educación, Fred van Leeuwen, ha indicado que en sociedades democráticas los sindicatos ocupan “una posición única pues desempeñan una doble función: encabezan los esfuerzos para garantizar, promover y proteger los derechos de trabajadoras y trabajadores; y dada su calidad de organizaciones democráticamente dirigidas, permiten que su membresía conozca y experimente el funcionamiento interno de un sistema democrático”.



Reporte sobre brechas de Género 2015, Foro Económico Mundial, tomado de http://reports.weforum.org/global-gender-gap-report-2015/social-media/, consultado el 01-11-2015

Síganos

twitter facebook youtube picasa Lector RSS

 

III Encuentro MPL

Actividades 2016

Actividades 2015

Videos

FOTOS VIII Conferencia Regional

Organizaciones afiliadas

Afiliadas
JSN Epic template designed by JoomlaShine.com