Educadores y educadoras colombianas se movilizaron este 7 de octubre para llamar la atención al gobierno a que resuelva la precaria y amenazante situación en la que deben desempeñar su labor docente. 22 educadores asesinados en lo que va del año dan cuenta de que ser trabajador de la educación, y sindicalizado, en Colombia es de alto riesgo.

El magisterio colombiano se movilizó este 7 de octubre con urgentes reivindicaciones para el sector y para el país en general. La principal amenaza que viven los educadores es el atentado a la vida que experimentan de forma cotidiana, tanto en homicidios como en atentados permanentes.

Entre sus principales reivindicaciones está la derogación de una resolución gubernamental que entorpece y dilata los traslados de los maestros amenazados, la pretensión del gobierno de asfixiar financieramente el Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio, la negativa de la nueva Ministra de Educación de discutir la opción de negociar la construcción de un nuevo estatuto docente, la negativa a reconocerle al magisterio un salario digno y decente, acorde y en correspondencia con su labor, la marcha inexorable de privatizar la educación vía “Bancos de Oferentes, Megacolegios y Colegios en Concesión”,

Todas estas urgentes reivindicaciones hicieron que miles de docentes se manifestaran el 7 de octubre.

Según la Federación Colombiana de Educadores (FECODE) los y las maestras amenazados no pueden desplazarse de su lugar de trabajo por la Resolución 1240 de 2010 que emitió el gobierno entrante de Juan Manuel Santos.

Esta resolución entorpece y dilata los traslados de los maestros amenazados lo que los coloca en situación de extrema vulnerabilidad.

Pero eso no es todo. La pretensión del gobierno de asfixiar financieramente el Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio no cancelando oportunamente las deudas que tiene por concepto de los aportes patronales de ley ha traído como consecuencia que no haya dinero para el pago de cesantías, denunció FECODE. A estas alturas, alegan, tampoco se conoce fecha para el último pago de intereses a las cesantías.

Además, el gobierno pretende modificar los términos de referencia para la contratación de los servicios de salud y desconocer las exigencias del magisterio de tener derecho a recibir un servicio médico de calidad.

La Colombia del nuevo gobierno no augura mejores condiciones laborales para el magisterio de ese país queda en evidencia según la gran cantidad de reivindicaciones no escuchadas por el gobierno de Juan Manuel Santos.

 

Colombia en estado crítico

Los niveles de desigualdad social se siguen incrementando en nuestro país. En el año 2009 existían en Colombia cerca de 20 millones de personas en la pobreza, y alrededor de 8 millones en la indigencia. En el campo las condiciones eran aún más graves, ya que de cada 100 hogares 64 eran pobres y 29 vivían en condiciones de indigencia. Si bien entre el 2002 y el 2009 la pobreza pasó de 53,7% a 45,5%, los niveles de crecimiento que el país ha tenido no se equiparan con reducciones significativas del nivel de la pobreza.

La indigencia aumentó entre el 2005 y el 2009, pasó de 15,7% a 16.4%, situación que resulta preocupante e inmoral si se tiene en cuenta que cada semestre el informe de la banca nacional e internacional, las transnacionales y las grandes empresas nacionales es que sus balances financieros son positivos lo que se refleja en grandes ganancias (billones de pesos), cuajándose así la tesis que cada vez más los ricos son más ricos y los pobres más pobres.

De igual manera hay que señalar que la distribución del ingreso empeoró. Entre 2005 y 2008 el Índice de Ginni pasó de 0,58 a 0,59. Y según el informe de la ONU – Hábitat (Foro Urbano Mundial de la ONU, en Río de Janeiro. marzo 25 de 2010), el 10% de la población más rica de Colombia se queda con la mitad de los ingresos laborales del país, frente al 0,9% que se queda en el lado de la población más pobre.

En el año 2009 la tasa de desocupación, promedio anual, se ubicó en 12%, presentando un incremento con respecto al año anterior, cuando era de 11,3%. Es muy grave el crecimiento de la tasa de desocupación en los jefes de hogar, al pasar de 5,5% a 6,2%, pues ellos y ellas son quienes generan los ingresos principales de las familias. Esta tendencia también se presenta en la franja de los jóvenes, el 22,6% de los y las jóvenes se encuentra desempleado. Esta tasa supera ampliamente a la media nacional, que se ubica en 11,6% en junio 2010; es decir, 1´228.000 jóvenes no tienen trabajo, lo que representa el 48% de la totalidad de los desempleados del país. La peor situación la llevan las mujeres jóvenes, que sufren 28,9% de desempleo.

Los datos del primer semestre del 2010 en esta materia manifiestan que se agrava la situación. La tasa de ocupación llegó a 55,2%, el desempleo pasó de 12,3% a 12.5%, crecieron las tasas de subempleo objetivo y subjetivo y a junio, la primera creció en 0,4% y la segunda 0,6% a junio, llegando a 32,7%.

Síganos

twitter facebook youtube picasa Lector RSS

 

III Encuentro MPL

Actividades 2016

Actividades 2015

Videos

FOTOS VIII Conferencia Regional

Organizaciones afiliadas

Afiliadas
JSN Epic template designed by JoomlaShine.com